¡Ah! La declaración trimestral a Hacienda. Un mes más, toca sacar la calculadora, facturas, cobros, gastos… ¡Toda una aventura!
Como todo el proceso puede ser confuso para quienes lo hacen por primera vez, desde Sage One hemos querido arrimar también el hombro y recordaros todo el proceso de declaración del IRPF. Eso, y que con Sage One todo el proceso ¡no te llevará más de 3 clicks y 10 segundos!

Modelo 130 IRPF trimestral

La reforma fiscal que entró en vigor en 2016 ha introducido algunas novedades en los modelos de estimación directa, que son los que determinan el IRPF de autónomos y pymes. ¿A quién afecta? Hemos actualizado la información de este post en el siguiente artículo sobre el cambio de módulos a estimación directa.

La estimación directa del IRPF de autónomos para 2015

La reforma ha transformado los criterios a partir de los que los contribuyentes pueden elegir entre un régimen fiscal y otro, por lo que vale la pena revisarlos y conocer las modificaciones, y así asegurarnos de seguir inscritos en el más adecuado y hacer de forma trimestral la presentación del modelo 130 de la forma correcta.

Estimación objetiva

Bajo esta modalidad, también conocida como estimación en módulos, se encontraban inscritos un buen número de autónomos y pymes, pero la reforma ha impuesto mayores límites para adscribirse a ella. Los dos más importantes son:

  1. El importe total para pertenecer a esta modalidad se reduce de 450.000 a 150.000 euros.
  2. Algunas actividades quedarán excluidas a partir de 2016, como aquellas correspondientes a la fabricación, producción y construcción.

Ante las limitaciones impuestas a este régimen, deberán elegir entre los restantes.

Estimación directa normal

Se aplica cuando el importe de las actividades ejercidas en el año anterior supera los 600.000 euros o cuando se ha decidido renunciar a la estimación directa simplificada.

Algunos cambios en esta modalidad:

  1. Permite una reducción de hasta 2000 euros en los gastos del ejercicio anterior.
  2. Establece una nueva tabla de amortización a partir de la que se calculan las amortizaciones desprendidas del inmovilizado material, intangible y de las inversiones inmobiliarias, sin importar la actividad de la empresa.

Estimación directa simplificada

Se aplica cuando el importe de las actividades en el año anterior no supere los 500.000 euros. Este método calcula el rendimiento neto en función de la diferencia entre los ingresos y los gastos.

Algunos cambios en esta modalidad:

  1. Se mantiene el 5% de deducción por provisiones y gastos de difícil justificación, pero se limita su importe máximo a 2.000 euros anuales.
  2. Establece una deducción máxima de 1% de la facturación anual por gastos de atención a clientes.
  3. Las amortizaciones se calcularán a partir de una tabla de amortizaciones simplificada.
  4. Establece un porcentaje de 30% y un importe máximo de 300.000 euros para la reducción por ingresos generados en un periodo superior a 2 años o calificados como notoriamente irregulares.

Independientemente de la modalidad a la que estés adscrito y del total de tus actividades económicas, recuerda que deberás presentar trimestralmente el modelo 130 para el pago por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Como puedes ver, la reforma afecta directamente a los procesos fiscales de pymes y autónomos, por lo que es recomendable informarse bien para asegurarse de estar en el régimen adecuado y poder beneficiarse de todas las ventajas que se desprenden de la Ley de Emprendedores.

¿A quién afecta?

La reforma fiscal del 2015 que entró en vigor en enero del 2016 afecta a 250.000 autónomos que deben pasar de módulos a estimación directa. A continuación listamos las actividades profesionales que se ven afectadas. Si realizas tu actividad profesional entre ellas seguramente necesites una programa de facturación que ayude a controlar mejor tu negocio.


 

Epígrafe Actividad
314 y 315 Carpintería metálica y fabricación de estructuras metálicas y calderería.
316.2, 3, 4 y 9 Fabricación de artículos de ferretería, cerrajería, tornillería, derivados del alambre, menaje y otros artículos en metales n.c.o.p.
453 Confección en serie de prendas de vestir y sus complementos, excepto cuando su ejecución se realice mayoritariamente por encargo a terceros.
453 Confección en serie de prendas de vestir y sus complementos, ejecutada directamente por la propia empresa, cuando se realice exclusivamente para terceros y por encargo.
463 Fabricación en serie de piezas de carpintería, parqué y estructuras de madera para la construcción.
468 Industria del mueble de madera.
474.1 Impresión de textos o imágenes.
501.3 Albañilería y pequeños trabajos de construcción en general.
504.1 Instalaciones y montajes (excepto fontanería, frío, calor y acondicionamiento de aire).
504.2 y 3 Instalaciones de fontanería, frío, calor y acondicionamiento de aire.
504.4, 5, 6, 7 y 8 Instalación de pararrayos y similares. Montaje e instalación de cocinas de todo tipo y clase, con todos sus accesorios. Montaje e instalación de aparatos elevadores de cualquier clase y tipo. Instalaciones telefónicas, telegráficas, telegráficas sin hilos y de televisión, en edificios y construcciones de cualquier clase. Montajes metálicos e instalaciones industriales completas, sin vender ni aportar la maquinaria ni los elementos objeto de la instalación o montaje.
505.1, 2, 3 y 4 Revestimientos, solados y pavimentos y colocación de aislamientos.
505.5 Carpintería y cerrajería.
505.6 Pintura de cualquier tipo y clase y revestimiento con papel, tejidos o plásticos y terminación y decoración de edificios y locales.
505.7 Trabajos en yeso y escayola y decoración de edificios y locales.

El modelo 130 es una declaración trimestral del impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF) en el que se liquida el pago fraccionado de este impuesto, a cuenta de la declaración anual que se realiza el año siguiente.

Modelo 130. Para qué sirve el modelo 130. Obligación de presentarlo

Este modelo es el medio que utilizaHacienda para recaudar el IRPF de autónomos que no son objeto de retención en sus ingresos a lo largo del año. De esta forma, el contribuyente paga el impuesto trimestralmente en lugar de tener que pagar todo de una vez al año siguiente.

Modelo 130 ¿Obligatorio para quién?

La presentación del modelo 130 es obligatoria para los autónomos que desarrollan actividades económicas y declaran su IRPF mediante estimación directa normal o simplificada. También para socios de sociedades civiles y comunidades de bienes en ese mismo supuesto, que deberán declarar cada uno individualmente por el porcentaje que les corresponde en el reparto de beneficios.

El modelo consiste en la liquidación a cuenta de un porcentaje de los beneficios obtenidos a lo largo del trimestre.

No es obligatorio para los autónomos que realizan actividades profesionales, siempre que al menos el 70% de sus ingresos por dicha actividad hayan tenido retención o ingreso a cuenta.

Lo que se declara en este modelo de Hacienda es el rendimiento neto acumulado del ejercicio. De esta forma, el primer trimestre tienes que declarar el rendimiento neto del 1 de enero al 31 de marzo, y en el segundo trimestre le sumas la cantidad correspondiente.

El rendimiento neto es la diferencia entre los ingresos obtenidos y los gastos fiscalmente deducibles de la actividad. En cada trimestre se suman los rendimientos netos acumulados del ejercicio, pero el porcentaje que tienes que pagar, un 20%, se aplicará sólo al trimestre al que corresponde la declaración.

Si el resultado sale a pagar, puedes entregarlo en cualquier banco y hacer el ingreso en efectivo, o bien presentarlo de forma telemática para que sea cobrado directamente de tu cuenta.

Si el resultado no sale a pagar, también puedes entregarlo personalmente en cualquier oficina de la Agencia Tributaria o en Correos.

Recuerda: Si eres autónomo y tributas en régimen de estimación directa, debes entregar el modelo 130 al finalizar cada trimestre.

Aquí tienes información sobre cómo rellenar el modelo 130.

La RAE lo explica a la perfección, un gasto deducible es aquel que te permite restar una pequeña cantidad de lo que a final de cuentas tendrás que pagar a Hacienda.

La Agencia Tributaria, por su parte, nos explica que para que un gasto sea deducible debe ser “afecto a la actividad econónomica”, es decir, tiene que estar realmente vinculado a ella.

Además, para un autónomo es imprescindible:

  • Poder justificar cualquier gasto deducible mediante factura.
  • Que cualquier gasto deducible esté reflejado en sus libros de cuentas, concretamente en el de Gastos e Inversiones.

La pregunta clave es: ¿qué gastos son deducibles del Modelo 130?

  • Consumos de explotación. Aquí se incluyen los combustibles, material de oficina, materias primas y auxiliares…
  • Sueldos y salarios. También pagas extraordinarias, retribuciones en especia y premios.
  • Seguridad Social. Incluye aquí tanto las cotizaciones de terceros, como las tuyas propias.
  • Otros gastos de personal. En esta partida entran los pagos derivados de formación, indemnizaciones por rescisión de contrato, contribuciones al plan de pensiones, seguros y obsequios.
  • Arrendamientos. En este apartado puedes desgravar las mensualidades de alquiler de local, de un coche de leasing o renting y los cánones. Pero no te aceptarán los derivados de activos no amortizables, es decir, los de vida útil indeterminada como, por ejemplo, un solar.
  • Reparaciones y conservación. Se consideran deducibles en el modelo 130 los gastos de derivados de operaciones de mantenimiento y reposición de tus bienes materiales. Pero no si suponen una ampliación o mejora.
  • Servicios de profesionales independientes. Abogados, auditores, notarios y no olvides las comisiones de comerciales.
  • Tributos fiscalmente deducibles. No todos los impuestos que pagas te permiten descontar algo en la declaración, pero sí algunos como el IBI, el IAE o la tasa de basuras.
  • IVA. Sólo te lo podrás desgravar si tu actividad profesional te exime de presentar declaraciones trimestrales.
  • Gastos financieros. Aquí la AEAT hace referencia a los intereses de préstamos y créditos que hayas pedido para poner en marcha o mantener tu negocio.
  • Amortizaciones. Se definen como el importe que puedes desgravar por el deterioro o la depreciación de los bienes que adquieres para desempeñar tu actividad profesional. Se calculan en base a unas tablas.
  •  Gastos de difícil justificación. En estimación directa simplificada se desgrava un 5% de la diferencia entre ingresos y gastos.
  • Otros gastos deducibles. En este ‘cajón de sastre’ podemos encontrar desde adquisición de libros, suscripciones a revistas profesionales y gastos de asistencia a eventos; hasta cuotas de asociaciones empresariales y primas de seguros de enfermedad satisfechas por el autónomo para él, su cónyuge o hijos menores de 25 que convivan en el domicilio familiar, con un máximo de 500 euros por persona.

Con el programa de facturación Sage One podrás generar el modelo 130 de hacienda de manera sencillaDescubre como Sage One es el programa de facturación que hacerte la vida un poco más fácil. Te invitamos a probarlo de manera gratuita.

ipad-sageone

Con Sage One presenta tus impuestos a 
Hacienda de forma sencilla y online.
Saber más.

La estimación directa es una forma de pagar el IRPF en función de los resultados reales de tu negocio, que no son más que la diferencia entre lo que hayas ingresado y lo que hayas gastado. Es una opción interesante que se materializa a través del Modelo 130 y a la que se acoge una buena parte de los autónomos, ya que les permite pagar en función de lo que ganan y compensar fiscalmente las pérdidas.

estimación directa simplificada y normal

Todos los trabajadores por cuenta propia están obligados a tributar por sus ganancias empresariales mediante el Impuesto sobre la Renta de las Personas, el conocido IRPF. Este tributo se materializa a través del Modelo 130 , pero hay dos formas de cumplimentarlo: por estimación directa o por estimación objetiva (los conocidos módulos).

La diferencia entre ambas radica en la manera de calcular el rendimiento obtenido al final de trimestre. De tal manera que mientras la directa se basa en el beneficio real (ingresos-gastos), la objetiva hace una estimación en base a los medios de producción de los que dispone la empresa y la supuesta rentabilidad que el negocio debería obtener de ellos.

Estimación directa normal y simplificada

La estimación directa, a su vez, tiene dos modalidades:

–          Simplificada

–          Normal.

Por estimación directa simplificada pueden tributar todos los autónomos siempre y cuando su actividad empresarial no les obligue a entrar en el régimen objetivo (existe una orden ministerial al respecto) y sus ingresos anuales no superen los 600.000 euros. Superado el umbral de los 600.001 euros hay que pasar a la estimación directa normal.

En ambos casos, la cuota a ingresar será el 20% del rendimiento; excepto en agricultura y pesca, sectores en los que el porcentaje se reduce al 2%.

La principal diferencia está en que los autónomos en estimación directa simplificada están obligados a reflejar su contabilidad en libros de ventas e ingresos, compras y gastos, bienes e inversión y un último cuaderno para el IVA. Mientras que los que operan en estimación directa normal deben llevar una contabilidad similar a la de las sociedades, con balances, cuentas de pérdidas y ganancias, etcétera.

Elegir entre estimación directa u objetiva es, por tanto, la gran decisión del autónomo. Lo más recomendable es hacer una simulación de ambas opciones y ver cuál resulta más rentable. Los inscritos en estimación objetiva que deseen cambiar, pueden hacerlo manifestado su elección a la Agencia Tributaria dentro de unos plazos establecidos. Ahora bien, al hacerlo deben tener en cuenta que la renuncia a un sistema obliga a tributar por el otro durante los siguientes tres años.

Salvo que el tipo de actividad profesional que desempeñas esté exenta de declaraciones trimestrales, si eres autónomo y tributas por estimación directa estás obligado a presentar el modelo de autoliquidación del pago fraccionado de IRPF. Esto es, el modelo 130.

rellenar modelo 130 en tres pasos

Aunque en los tres meses anteriores no hayas presentado ninguna factura, debes cumplimentar el Modelo 130 de igual modo. Te interesa, ya que el no haber cobrado no significa que no hayas pagado (la cuota de autónomos a la Seguridad Social sin ir más lejos) y hay gastos que son deducibles.

Puede que al principio todo esto te suene chino, pero tranquilo es sencillo.

Tanto, que el Modelo 130 se puede rellenar en tres pasos. Vamos a verlos:

1. Declarante. Son los dos primeros apartados del Modelo 130.

En ellos, tienes que poner tu nombre completo, NIF y el ejercicio (año) y período (trimestre: 1T, 2T, 3T o 4T) que estás declarando en estimación directa.

2. Apartado I de la liquidación.

Vamos a repasarlo casilla a casilla:

  • Casilla 01. Tienes que poner todos los ingresos que hayas acumulado desde el 1 de enero hasta el último día del trimestre que estés tributando
  • Casilla 02. Lo mismo, pero con los gastos.
  • Casilla 03. Es la diferencia que obtienes de restar ambos datos (01-02).
  • Casilla 04. Calcula el 20% del número que pusiste en la 03 y anótalo ahí. Si el importe es negativo, pon 0.
  • Casilla 05. Esto es un poco más complicado. Busca las declaraciones de los trimestres anteriores y localiza las casillas 07 y 16. Suma, por un lado, todos los  importes de la 07; por otro, todos los de la 16. Ahora resta ambos valores. Pon el resultado en la casilla 05.
  • Casilla 06. Es la suma de todas las retenciones que has aplicado en tu factura desde que empezó el año.
  • Casilla 07. Te pide la resta 04-05-06. Si la cantidad es negativa, no olvides poner el signo `-‘.

Inmediatamente después de la casilla 07 encontrarás el Apartado II de la liquidación. Debes dejarlo en blanco salvo que tu actividad sea agrícola, forestal o pesquera.

3. Apartado III de la liquidación.

Lo veremos también casilla a casilla.  

  • Casilla 12. Suma la 07 y la 11. Si el resultado es negativo, pon 0.
  • Casilla 13. Es la base imponible anual y aquí la cosa se complica. La debes calcular tomando como referencia el valor de la casilla 03. Por ejemplo, si en el segundo trimestre has puesto un valor de 5.000 euros, para el año será de 10.000. Hacienda da unos baremos por los           que las bases imponibles anuales iguales o inferiores a 8.000 euros podrán deducir hasta 400 euros; las que están entre 8.000,01 y 12.0000, tendrán que calcular la deducción según la fórmula 8.000 – base imponible x 0,1; y las que estén por encima de los 12.000 euros, no podrán desgravar nada.
  • Casilla 14. Contiene la resta de las 12 y 13.
  • Casilla 15. Si el importe de la casilla 14 es positivo, introduce aquí el valor negativo de la casilla 19 de cualquier declaración que hayas presentado ese mismo año (siempre y cuando no lo hayas deducido antes).
  • Casilla 17. Resta de las casillas 14 y 15.
  • Casilla 18. Sólo la debes rellenar si estás presentando una declaración por el mismo concepto, período y ejercicio.
  • Casilla 19. Es el resultado final de tu tributación por IRPF, que se obtiene con la diferencia de las casillas 17 y 18 del formulario 130.

 



Presenta tus impuestos a tiempo Con Sage One

Con Sage One presenta tus impuestos a 
Hacienda de forma sencilla y online.
Saber más.

Con el programa de facturación Sage One podrás generar el modelo 130 de hacienda de manera sencilla. Descubre como Sage One es el programa de facturación puede hacerte la vida un poco más fácil. Te invitamos a probarlo de manera gratuita.

Haciendo un rápido repaso, te recordamos que:

El modelo 303 es con el que el autónomo hace la declaración trimestral del IVA con la correspondiente liquidación excepto si sale resultado cero. Sólo si estás inscrito en el registro de devolución mensual del IVA, tendrás que hacer esta declaración mensualmente. El plazo de presentación del modelo 303 siempre comprende los veinte primeros días del mes siguiente a que termine cada trimestre. Si el día 20 cae en festivo, se suele ampliar el plazo al día 21 o 22. La declaración del último trimestre del año se realiza en el mes de enero de 2015, antes del día 20. Cómo ya sabes, con Sage One, generar el modelo 303 es muy sencillo y te llevará sólo unos segundos.

Calendario fiscal 2014 para los modelos 303 y 130 del autónomo - Sage One

El modelo 130 es el correspondiente al pago fraccionado del IRPF. Para los autónomos que apliquen retención del IRPF en sus facturas o que realicen ingresos en cuenta de IRPF por más del 70% de sus ingresos no es necesario hacer esta declaración. Pero para todos aquellos que no apliquen retenciones o no hagan ningún tipo de adelanto del impuesto por sus ingresos debidos al desarrollo de su actividad, es necesario presentar este modelo y realizar la liquidación correspondiente. El plazo de presentación de este modelo coincide con el del modelo 303, en los veinte primeros días del mes siguiente al fin de trimestre. Con Sage One podrás generar el modelo 130 rápidamente y con la seguridad de que todo estará correcto.

Calendario del contribuyente 2014 - Sage One

Más información en el calendario fiscal proporcionado por la Agencia Tributaria para 2014.

Sage One, el programa de facturación más sencillo y cómodo de usar, incluye la posibilidad de generar los modelos de hacienda 130 y 303. Pruébalo ahora totalmente gratis y descubre una nueva manera de facturar.

Con Sage One podemos estar al día con la Administración Pública gracias a los modelos que genera la aplicación desde la pestaña Más Información. Actualmente Sage One dispone del  Modelo 303 y Modelo 130.

Para generar el  Modelo 303, por ejemplo:

1. Pulsamos sobre el propio modelo.

2. Nos aparecerá una pantalla con:

a. El período por el que se aplica el modelo, que es modificable eligiendo cualquiera del desplegable.

b. IVA devengado, es decir, el referente a tus ventas.

c. IVA deducible, es decir, el correspondiente a tus compras.

d. El total a compensar de periodos anteriores que puedes completar con los datos correspondientes.

e. Por último se calcula automáticamente el total a pagar.

3. Si todos los datos son correctos, pulsamos el botón generar, el cuál creará un fichero con la información que podremos subir a la web de la Agencia Tributaria.

Ya con este fichero generado en el siguiente link:

http://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Modelos_formularios/modelo_303.shtml

Podemos presentarlo en la Agencia Tributaria mediante formulario o presentación electrónica.

Con estos sencillos pasos con Sage One podemos estar al día de una manera muy sencilla con la Agencia Tributaria.

Se ha realizado una nueva actualización que incorpora las siguientes novedades:

Libro Diario

En el menú Más Información / Informes se ha añadido el listado del Libro Diario.

Libro Diario Sage One

Podemos exportar el listado tanto en Excel como en pdf.

Libro Diario Sage One 2

 

Modelo 130

En el menú Más Información / Modelos Oficiales, se ha incorporado la generación del Modelo 130: Pago fraccionado. Empresarios y profesionales en Estimación Directa. Declaración – Liquidación.

 Modelo 130 Sage One

Seleccionando el periodo de fechas y pulsando “Generar” obtenemos el fichero txt para subir en la Agencia Tributaria.

Modelo 130 Sage One 2

 

Configuración del logo para facturas y presupuestos

Ahora podemos personalizar las facturas con el logo de nuestra empresa.

Desde la opción preferencias de facturación:

Logo Sage One

Seleccionamos el logo que aparecerá en nuestras facturas y presupuestos.

Logo Sage One 2

Seleccionamos la imagen y pulsamos sobre guardar.

Logo Sage One 3

Una vez realizado este proceso, nuestro logo aparecerá en los presupuestos y facturas que emitamos.