¿Tienes una tienda o ecommerce?… 5 consejos para llevar tu contabilidad en el sector retail

– Puede que abrir una tienda física sea tu sueño o que hayas decidido completar tu negocio con un ecommerce: la contabilidad te permitirá gestionar el negocio y tomar decisiones estratégicas.
– Descubre 5 consejos para tener toda la contabilidad bajo control y poder centrarte en el desarrollo de tu tienda.

En una tienda, tanto física como online, tendrás que estar pendiente de muchos aspectos como que no falte stock de productos, que la atención al cliente sea excelente o que tus proveedores cumplan con lo pactado. Sobre todo, que todos los pedidos salgan a tiempo y lleguen bien.

Si no has leído “la contabilidad de tu negocio” en el anterior párrafo no es casualidad. Es, de hecho, de lo último que quieres preocuparte, y es que no abriste el negocio de tus sueños para dedicarte a supervisar gastos e ingresos, sino para vender tu pasión.

Por eso, te proponemos 5 consejos para que llevar tu contabilidad te suponga mucho menos tiempo y esfuerzo:

1. Sube a la nube tus productos y tu contabilidad


¿Te gustaría controlar tus facturas desde el móvil mientras vas en autobús?
Ya es hora de que te modernices y de que apuestes por utilizar un software de contabilidad que trabaje en la nube.
Contabilidad y Facturación te ayudará a ver la situación de tu empresa en cualquier momento y lugar y, además, no tendrás que preocuparte por las actualizaciones porque serán automáticas.

2. Que no se te escape una

Debes ser consciente de que cada ingreso y cada gasto es importante. No te puedes permitir que se te olvide facturar algo o que exista un gasto que no quede registrado. Imponte como rutina invertir un tiempo para el control sobre los ingresos y los gastos.

En una tienda, además, deberás controlar el stock de productos para, por ejemplo, obtener liquidez cuando lo necesites vendiendo productos más antiguos a precios más bajos y el módulo de control de inventario de Contabilidad y Facturación te facilitará esa conexión banco-pedidos-stock.

3. Pon el piloto automático

Ahorrar tiempo para poder dedicarlo a tu negocio, a jugar con tus hijos o a tomarte una cerveza con un amigo, es esencial y saludable. Automatiza tareas contables como generar facturas o elaborar modelos de impuestos y lograrás tiempo para conciliar tu vida profesional y personal.

4. Olvídate del último momento: Hacienda no perdona

Si llega el último día para presentar los impuestos y no has preparado nada, puede que cometas errores debido a la carga de trabajo. Un error o un retraso en la presentación de un impuesto te puede costar caro: sanciones, recargos y hasta inspecciones.

Sigue estos pasos:
– Utiliza avisos para preparar los modelos de impuestos con antelación.
– Tómate tu tiempo, para los impuestos las prisas son malas compañías.
Apaga el móvil y deja internet cerrado.
– Busca un lugar tranquilo y céntrate en lo que tienes que hacer.

5. Aprende a ser un estratega

La contabilidad no es solo contabilidad es la táctica secreta para alcanzar tus metas empresariales. Por ejemplo, si sabes que tienes que pagar los impuestos puedes analizar tu contabilidad para establecer la fecha de facturación, de manera que tengas ingresos cuando lo necesites.

Si ves la contabilidad como una estrategia sabrás que puede servir de apoyo para muchos aspectos importantes:
– Fijar objetivos en base a datos fiables.
– Tomar decisiones.
– Tener una fotografía en tiempo real de tu negocio.
– Hacer previsiones de futuro.

Para el control de tu contabilidad puedes ser una gran ayuda una herramienta como Contabilidad y Facturación. Conocerás en todo momento la marcha de tu negocio.

Los 7 tipos de emprendedor a los que más ayuda Contabilidad y Facturación

– ¿Te gusta trabajar desde la nube, sales a la calle a cazar oportunidades o te encanta crear un negocio tras otro?
– Descubre cuáles son los 7 tipos de emprendedores a los que más les puede ayudar Contabilidad y Facturación.

Emprender es una lucha diaria y tener todas las armas necesarias para lograr tu objetivo empresarial es un as en la manga que te ayudará a diferenciarte de tu competencia. No te olvides de la importancia de la tecnología y de sus numerosas aplicaciones, sobre todo, para la contabilidad de tu negocio.

Tus metas empresariales cuando inicias un negocio suelen ser:

Ahorrar tiempo. Necesitas una herramienta rápida.
Ser ágil. Necesitas una solución sencilla.
Ahorrar dinero. Controlar los gastos y los ingresos es esencial.
Poner el foco en tu negocio. Tu prioridad es automatizar tareas y centrarte en lo esencial: desarrollar tu empresa.
Tomar decisiones rápidas y fiables. Para ello necesitas tener datos actualizados.

Estos son los 7 tipos de emprendedores a los que más ayuda Contabilidad y Facturación.

7 tipos de emprededores

1. Emprendedor nómada

Lo tuyo es no dejar de moverte, es trabajar desde la hamaca en la playa o desde una cafetería en la Gran Manzana con cualquier dispositivo. Vas a necesitar una herramienta a la medida de tu vida y con Contabilidad y Facturación tendrás acceso a la contabilidad de tu negocio desde cualquier lugar y en cualquier momento.

2. Emprendedor innovador

Las nuevas tecnologías son la base de tu negocio y la innovación es tu ley de vida. Los libros contables en papel ya son parte de la historia, es hora de la contabilidad online, de las actualizaciones automáticas, de elaborar sin esfuerzo las declaraciones de IVA o de controlar fácilmente el flujo de caja.

3. Emprendedor múltiple

Eres un emprendedor multinegocio, te apasiona la sensación de emprender y de tener en marcha varios negocios a la vez. Para controlar cada empresa necesitas una herramienta muy potente y Contabilidad y Facturación puede ser tu gran alidada.
Toma decisiones estratégicas en base a la contabilidad de cada negocio y aprende a dar valor a tus clientes.

4. Emprendedor cazador

Tu visión de la realidad es diferente, estás acostumbrado a cazar ideas de negocio en cualquier momento y lugar. Tus principales habilidades son la rapidez y la inteligencia táctica.
Para que tu caza sea efectiva tu arma debe ser infalible. Contabilidad y Facturación te aportará la agilidad que necesitas para tener una visión general de tu negocio en instante.

5. Emprendedor visionario

No tienes miedo al riesgo, sabes que algunas veces se gana y otras se pierde y apuestas por ganar. Tienes visión y detectas nuevos nichos de mercado que nadie ha descubierto, sabes ver el océano azul, el perfecto mercado sin competencia.
Un visionario necesita tomar decisiones de futuro en base a datos objetivos y a su propia intuición.

6. Emprendedor por necesidad de cambio

Tu trabajo para otros no te motiva y necesitas un cambio radical en tu vida profesional. Sabes que vas a correr un riesgo trabajando por tu cuenta, pero el miedo no te paraliza, sino que te motiva.
Eres consciente de que vas a necesitar controlar la contabilidad, las ventas o la administración de tu empresa y el ahorro de tiempo es esencial. Contabilidad y Facturación será tu compañero de aventuras.

7. Emprendedor millennial

Eres un emprendedor por vocación y porque buscas una oportunidad para trabajar en lo que te gusta. Estás hiperconectado y apuestas por las tecnologías más innovadoras para generar confianza en tus clientes presentes y futuros. Contabilidad y Facturación te aporta cambia continuamente para adaptarse a ti.

¿Con qué tipo de emprendedor te identificas? Sea cual sea tu situación o tu forma de emprender Contabilidad y Facturación te facilita el trabajo y te ayuda a tener una visión completa del estado de tu negocio.

¿Eres autónomo y trabajas en casa? Con la nueva Ley vas a poder deducir hasta un 30% los suministros

– Como cualquier emprendedor, querrás tener un control total sobre los costes de tu negocio, conciliar tu vida familiar y laboral y deducirte todos los gastos posibles.
– Con la reforma de la Ley de Autónomos vas a recibir una ayuda.

Aunque algunas personas imaginen la vida del emprendedor como una situación idílica, en la que se trabaja tranquilamente con pijama sentado en el sofá de casa, la realidad es muy diferente.

Seguro que te identificas con esta situación: llamadas de clientes en una tarde de sábado, cuando llegas a casa tus hijos duermen, la cuenta en números rojos a fin de mes y hay que pagar a los proveedores, o cuando llega el momento de declarar el IVA ya no sabes que más gastos deducirte para pagar menos.

¿Qué gastos de suministros tienes si trabajas desde casa?

Trabajar desde casa va a significar que te ahorrarás el alquiler de un espacio de coworking o de una oficina, pero que tendrás gastos derivados del uso de un lugar de tu vivienda como despacho. Estos gastos son los siguientes:
Internet. Es fundamental para tu negocio ya que tendrás que estar conectado con tus clientes y controlar tu empresa.
Luz. La energía eléctrica es esencial para tu ordenador, tu móvil o tu impresora.
Agua. Tendrás un gasto de agua como en cualquier oficina.
Gas. Lo necesitarás para calentar tu despacho, salvo que la calefacción sea eléctrica.
Teléfono móvil. Es tu herramienta esencial para desde casa o cuanto salgas a una reunión y controlar tu negocio.

La reforma de la Ley de Autónomos 2017-2018

La Ley de Autónomos ha sido reformada recientemente para dar respuesta a una de las reivindicaciones de los autónomos que trabajan desde casa: poder deducirse los suministros que se destinan a su trabajo.

Antes de la reforma era posible la deducción, pero era complicado porque Hacienda entendía que la mayor parte de los suministros se destinaban a la vivienda y no al trabajo y, por ese motivo, exigía contadores separados, lo que en la práctica casi nadie tiene.

Esto ha cambiado y ahora está todo mucho más claro: te podrás deducir los suministros en un 30%. Los requisitos que se deben cumplir son los siguientes:
La vivienda tiene que estar destinada a tu actividad profesional en la parte que corresponda. Es decir, si utilizas un despacho de tu casa para trabajar, la superficie de ese despacho representará un porcentaje sobre el total de la vivienda y ese porcentaje es el que está afecto a tu actividad.
El porcentaje del 30% se aplica a la parte de la vivienda en la que trabajas.
Los suministros deberán estar a tu nombre. Es decir, si la casa está a tu nombre, pero los suministros están a nombre de tu pareja, por ejemplo, no te los podrás deducir.

Importante: la reforma entró en vigor el 1 de enero de 2018.

Un ejemplo de deducción

Para que entiendas mejor cómo funciona la nueva deducción por suministros te la explicamos con un ejemplo que ya publicábamos en el blog de Sage Experience.

Si tienes una vivienda de 100 metros cuadrados y destinas 40 metros a tu empresa, el porcentaje de tu vivienda afecto a tu actividad es del 40%. Si aplicamos el porcentaje de deducción (30%) a la superficie de tu casa que utilizas para trabajar, obtendremos el porcentaje de deducción que corresponde: 12%.

Ese es el porcentaje que podrás deducirte sobre el importe de las facturas de los suministros.

¿Qué beneficios aporta el poder trabajar desde casa?

Comenzar con un proyecto emprendedor significa tener muchos gastos de golpe y casi ningún ingreso, por lo que cualquier ayuda es bienvenida y trabajar desde casa será una decisión que te aportará diversos beneficios:
Ahorro en tiempo y en desplazamientos. No tendrás que coger el coche o el metro todos los días para ir a trabajar por lo que podrás gestionar mejor tu tiempo.
Conciliación. Si tienes más tiempo porque lo optimizas, tendrás la oportunidad de disfrutar de tu vida privada y conciliarla con tu vida profesional.
Reducción de gastos. No tendrás que pagar el alquiler de una oficina y los gastos asociados.
Vida sana. Evitarás más fácilmente las comidas rápidas al no comer fuera de casa.

Y, desde luego, si te apetece estar un rato trabajando en pijama, ¿quién te lo impide? Se acabó lo de ponerse traje todos los días.

Para el control de gastos puedes ser una gran ayuda una herramienta como Contabilidad y Facturación. Sabrás en todo momento en qué situación está tu negocio.

Tengo una idea de negocio, ¿ahora, qué?

– Has tenido el momento clave de inspiración: sabes que tu idea de negocio es buena pero… ¿cómo sabes si puedes apostarlo todo al rojo?
¿Te has preguntado si tu idea de negocio cubrirá una necesidad de tus clientes y si es viable? Te decimos cómo averiguarlo.

Ser emprendedor no es el camino de rosas que algunas personas imaginan, es una escalada de una montaña en la que te vas a encontrar temporales de nieve, subidas escarpadas, compañeros de viaje buenos y no tan buenos y muchas lecciones por el camino. ¿Empezamos?

Valida tu hipótesis ya

No es una cuestión de matemáticas, sino de sentido común. ¿Para qué vas a trabajar en una idea de negocio que no le interesa a nadie o que le interesa a alguien pero no pagaría por ella?

Tendrás que preguntarte:
– ¿Quién es mi cliente?
– ¿Qué problema tiene?
– ¿Por qué lo tiene?
– ¿Cómo soluciona mi idea el problema?
– ¿Está dispuestos a pagar el cliente por mi solución?

Para contestar a todas estas cuestiones:
Estudia a tus potenciales clientes en las redes sociales: qué problema tienen, de qué se quejan, qué buscan, qué comentan y qué publican.
Haz encuestas online. Prepara una pequeña encuesta para hacer por correo electrónico o por las redes sociales con preguntas sencillas y concisas para conocer la necesidad de tus potenciales clientes.
Analiza a tu competencia. ¿Qué hacen? ¿Cuánto cobran? ¿Quiénes son sus clientes?

Crea una foto de tu idea de negocio con Canvas

Vete a por un bolígrafo y un buen taco de post it porque te van a hacer falta. Es hora de empezar a dar forma a tu idea.

¿Sabes lo que es un Canvas? Se trata de un “lienzo” en el que plasmarás las variantes más importantes de tu negocio:
1. El problema que resuelve tu idea de negocio.
2. Las posibles soluciones que puedes aportar.
3. Valor que aportas a los clientes.
4. Tu ventaja competitiva.
5. Cuál es tu segmento de clientes.
6. Actividades que tienes que medir (métricas clave)
7. Canales que vas a utilizar para relacionarte con tus clientes.
8. Gastos que vas a tener (estructura de costes).
9. Fuentes de ingresos.

Crea un producto mínimo viable

Los métodos para emprender que apuestan por la agilidad se basan en dos ideas básicas:
– Lanza tu producto al mercado cuanto antes para ver si funciona.
– Gasta lo menos posible en ese lanzamiento.

Es decir: no te encierres en tu despacho a desarrollar durante meses o años tu producto, gastando un montón de dinero sin probar su viabilidad. La solución es: crear un producto mínimo viable.

Te proponemos tres ideas:
Crea un vídeo. Puede que tu producto tenga un desarrollo caro y con un video puedas explicar de forma sencilla y económica cómo funciona para estudiar el interés de tus potenciales clientes.
Elabora una maqueta. Puede ser un modelo a escala y también un prototipo de página web, por ejemplo.
Realiza una landing page. Anuncia el lanzamiento de tu producto y crea una landing page explicando en qué consiste de forma breve, con un formulario para que tus potenciales clientes puedan dejar sus datos para saber más.

Ya tienes tu producto mínimo viable y tendrás que lanzarlo cuanto antes para ver si efectivamente puede funcionar o no. Pueden ocurrir varias cosas:
– Que tengas que descartar la idea de negocio.
– Que haya que cambiar algún aspecto.
– Que la puedas lanzar tal y como está (poco probable).

Ahora que ya sabes qué hacer con tu idea descubre las ventajas para tu negocio de un software de contabilidad en la nube ¿Qué te parece probar Contabilidad y Facturación 30 días gratis?

¿Cómo puedo conseguir financiación para mi Start-up?

– (Casi) todos los emprendedores tienen una preocupación en mente: ¡Necesito dinero!
– Conseguir que alguien invierta en tu idea de negocio va a requerir tus mejores dotes de persuasión. Descubre cómo lograr financiación.

Tu idea de negocio le gusta a muchas personas y ya las has validado, pero la realidad es que no tienes un euro para desarrollarla. Lo primero que pensarás es: voy al banco y pido un préstamo. Es una opción y hay muchas más.

Empieza por los que están cerca: family&friends

Si tienes algún ahorro o has capitalizado tu prestación por desempleo, tendrás un primer colchón para empezar, que podrás completar con las llamadas tres efes:

Family: tus padres, tus suegros, tus hermanos o tu pareja.
Friends: tus amigos o conocidos.
Fools: una persona que no te conoce, le gusta tu idea de negocio y decide invertir. El término significa “iluso” o “inocente” y, aunque encaja con “las 3 F’s”, no recomendamos que trates como tal a quien te ayuda economicamente a realizar tu sueño, ¿no?

Con estas aportaciones iniciales crearás el “capital semilla” y harás frente a los primeros gastos de la empresa: constitución de la sociedad, pago de impuestos, y puesta en marcha, entre otros.

Busca pequeños mecenas

Sí, hablamos del crowdfunding. La lógica está clara: es más fácil que muchas personas inviertan un poco de dinero a que una persona invierta mucho. Varios pintores famosos como Da Vinci tuvieron un mecenas, tú tendrás varios.

Utilizar una plataforma de crowdfunding te puede ayudar también a validar tu idea de negocio. El procedimiento es sencillo y consta de los siguientes pasos básicos:
– Presentas tu proyecto y estableces el dinero que necesitas.
– La plataforma aprueba o no el proyecto.
– Si lo aprueba, se sube a la plataforma durante un tiempo determinado y se difunde para que los pequeños mecenas aporten dinero.
– Si logras el importe, podrás empezar a trabajar y si no lo logras, lo más probable es que se devuelva lo recaudado a los mecenas.

A partir de este momento a medida que desarrollas tu plan de crecimiento, necesitarás una inyección de dinero cada vez más fuerte que te permita mejorar tu capital humano, instalarte en nuevas oficinas, cubrir costes de proyectos cada vez más grandes… Esas cantidades de dinero no las pueden (salvo en casos excepcionales) facilitar las 3F’s y tendrás que buscar otras fuentes de financiación. Fuentes que solo se fiarán de tus “números”: análisis financieros y contables de tu negocio que demuestren su rentabilidad.

Llama a un ángel

No vas a necesitar línea directa con Dios ni ningún tipo de intervención divina, solo un pequeño estudio inicial y una simple llamada de teléfono. Nos referimos a los business angels.

Puede que pienses que solo necesitas dinero pero, cuando un business angel apueste por tu negocio, verás que puede aportarte mucho más. Sobre todo, contactos y experiencia puesto que él será uno de los principales interesados en que crezcas.

Para encontrar al ángel de la guarda de tu negocio prepárate a conciencia porque no todos se dedican a los mismos sectores ni invierten en los mismos negocios. Puedes seguir una serie de etapas como las siguientes:
– Busca información sobre diversos business angel que puedan estar potencialmente interesados en tu idea de negocio.
Elabora una presentación de tu negocio que sea atractiva y que explique brevemente qué haces, para provocar una reunión.
– Acude a eventos de emprendedores y de networking en los que puedas presentar tu negocio y conocer a business angel.
– En el caso en que surja algún interesado: prepara la artillería pesada y haz una presentación de tu negocio que demuestre su potencial de crecimiento y por el que se vean claramente las cuentas de la empresa y cómo tus predicciones se basan en datos objetivos.
– Si logras convencer a un business angel para que se implique en tu negocio tendrás un buen as en la manga.

Vístete para la ocasión: nos vamos de ronda

Ponte tu mejor traje, prepárate y sal de ronda. No te asustes, no es cuestión de que vuelvas a la época de la tuna de la universidad. Hablamos de las rondas de inversores.

El proceso es parecido al caso de los business angel y lo esencial es captar la atención y generar confianza con datos sobre la rentabilidad de tu proyecto. Si todo sale bien y te dan financiación, ten cuidado porque no suele salir “gratis”, puede que te pidan que cedas el control de tu empresa.

Como ves, existen muchas alternativas distintas a la tradicional de ir a un banco y pedir un préstamo. Utiliza todos los medios a tu alcance para lograr financiación y darle un buen impulso a tu negocio.

Controlar tu contabilidad va a ser esencial tanto durante los primeros pasos de tu empresa, para controlar ingresos y gastos, como posteriormente, para generar confianza en tus potenciales inversores. Camina sobre seguro y utiliza un software de contabilidad en la nube ¿Qué te parece probar Contabilidad y Facturación 30 días gratis?

Programa de ayudas para la formación y empleo digital

– Si te has decidido a montar una empresa y trabajar por cuenta propia es probable que te hayas planteado un negocio digital.
– Descubre el programa de ayudas para impulsar la formación y el empleo digital. Cómo se accede a los cursos, qué tipos de materias se aprenden y qué requisitos se deben cumplir.

Emprender es una gran aventura en la que necesitarás todo tipo de información y formación: vas a tener que hincar los codos, así que empieza cuanto antes.

En este sentido el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital convocó a través de la entidad pública Red.es un programa de ayudas para impulsar la formación y el empleo digital. A continuación, te contamos todos los detalles.

Dotación y objetivo

El plan cuenta con un presupuesto de 20 millones de euros y ha sido cofinanciado por el Fondo Social Europeo.

El objetivo principal es formar, por parte de diversas entidades, a desempleados jóvenes en tecnologías de la información y comunicación (TIC) y en economía digital de forma que se impulse la empleabilidad y la transformación digital de las empresas.

Requisitos para acceder a la formación

Si quieres acceder a estos programas de formación tendrás que estar inscrito en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil y para ello hay que cumplir los siguientes requisitos:

– Tener nacionalidad española o de algún país de la Unión Europea.
– Tener más de 16 años y menos de 25.
– No haber trabajado en el año anterior a la solicitud.
– No haber recibido acciones formativas o educativas en el año anterior a la solicitud.
– Presentar una declaración demostrando interés en participar en el Sistema.

¿Cumples los requisitos? Si tu respuesta es un sí, seguramente te interesará inscribirte y formarte en competencias digitales que podrás aplicar en tu proyecto emprendedor.

Acciones formativas

En el caso en que vayas a emprender debes saber que la transformación digital de las empresas es una realidad y que actualmente existen multitud de negocios 100% digitales. El tuyo lo puede ser también y para ello tienes que tener habilidades enfocadas al mundo digital.

Con las acciones formativas encuadradas en el Programa de Ayuda podrás aprender sobre temas como:

– Desarrollo de aplicaciones Big Data.
Programación de videojuegos.
– Internet de las cosas.
– Aplicaciones avanzadas web y móviles.
– Cloud Computing.
– Servidores en la nube.
Realidad virtual y aumentada.
– Ciberseguridad.
– Transformación digital.
– Competencias TIC.
Marketing y estrategia digital.

Las entidades beneficiarias del Programa de Ayudas se dividen en tres regiones (A, B y C) y puedes consultar la división por Comunidades Autónomas, los temas de los cursos, los programas de cada formación y los requisitos de inscripción en la web de Red.es.

En general, se trata de acciones formativas:
– Orientadas a las nuevas tecnologías.
– De carácter gratuito.
– Destinadas a jóvenes desempleados.
– Que combinan horas presenciales y online.
Con un compromiso de contratación del 30% de los alumnos de cada curso. Con un máximo de un 5% de trabajadores autónomos.

La inscripción es muy sencilla y suele consistir en rellenar un formulario en la web de la entidad que imparte la formación o en enviar un correo electrónico con la solicitud y acreditando el cumplimiento de los requisitos:
– Ser desempleado y estar inscrito en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).
– Estar inscrito en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil.
– Tener entre 16 y 25 años.

Tu negocio será totalmente digital por lo que necesitarás llevar el control de tu contabilidad con una herramienta también 100% digital. Descubre la contabilidad en la nube con Contabilidad y Facturación.